La Mancha y sus vinos: 8 curiosidades que (quizás) no conocías

0
424
Vino de La Mancha al atardecer

Desde su milenaria creación, el vino siempre ha estado marcado por numerosas curiosidades y misterios. Una bebida tan polifacética que ha estado presente en los más importantes hitos de nuestra historia. Incluso, ha servido como fuente de inspiración para escritores y filósofos de todo el mundo.

Su versatilidad ha marcado la historia de muchos lugares y en La Mancha, como tierra de vinos que es por excelencia, ha dejado una gran huella. Disfrutar de cada copa nos invita a sumergirnos en su tierra, cultura  e historia; en definitiva, nos empapa de su esencia. En este post te destapamos 8 curiosidades que (quizás) no sabías sobre los vinos de La Mancha.

1. La cooperativa vinícola más antigua de España está en Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real

Bodegas El Progreso, Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real)

El Progreso se alza como la cooperativa vinícola más antigua de España, con actividad ininterrumpida desde su fundación. Fue, concretamente, el 3 de marzo de 1917 cuando un pequeño grupo de agricultores de Villarrubia de los Ojos unieron fuerzas con el fin de elaborar productos de calidad recibiendo precios justos. En la actualidad, es una de las principales productoras y exportadoras de Europa, con presencia en 22 países. Además, cuenta con cerca de 2.300 socios y más de 10.000 ha de producción.

2. Vinos elaborados en tinajas de barro

Tinajas de barro en el lagar de Bodegas César José Velasco
Tinajas de barro en el lagar de Bodegas César José Velasco

La versatilidad de las bodegas de La Mancha se plasma en la extensa y variada oferta de vinos con la que cuenta. Una de sus localidades, Villarrobledo (Albacete), ha sido un referente mundial en la fabricación de tinajas de barro para la elaboración y conservación de vinos.

Un importante legado que sigue vivo gracias a bodegas como la también villarrobledense César José Velasco. A partir de tinajas de barro cocido con más de un siglo de antigüedad, elaboran vinos únicos y exclusivos, que destacan por su gran calidad y sabor.

3. Virgen de las Viñas, la cooperativa más grande de Europa

Virgen de las Viñas Bodega y Almazara (Tomelloso, Ciudad Real), vinos de La Mancha

Ubicada en la localidad ciudadrealeña de Tomelloso, Virgen de las Viñas Bodega y Almazara se ha convertido en la cooperativa más grande de Europa; cuenta, además con un segundo centro en Arenales de San Gregorio. Embebida también en el viñedo más grande del mundo, fue fundada en 1961 por quince socios que decidieron la unión en defensa de sus intereses como productores.

Un lema que han llevado con esfuerzo hasta la actualidad creciendo hasta la incorporación de más de tres millares de socios compañeros. Una historia en la que el trabajo constante y el objetivo de elaborar grandes vinos les ha llevado a obtener el título de cooperativa más grande de Europa. 

4. Vinos de La Mancha, los favoritos de Miguel de Cervantes

Los vinos de La Mancha, los favoritos de Cervantes

No es un secreto que el manco de Lepanto era un gran mojón catador. Amante de los buenos vinos, aclamaba a los cuatro vientos su predilección por los de Ciudad Real; los cultivados y elaborados en lo que hoy conocemos como la comarca de La Mancha. Su inclinación hacia estos vinos fue plasmada en su obra magna: Don Quijote de La Mancha. Por boca de Sancho, incluso sus excelentes aptitudes provocaron bautizarlos con un curioso nombre: «Hideputa».

5. Las primeras vides de La Mancha fueron cultivadas por los romanos

Los primeros cultivos de vid en La Mancha fueron propiciados por los romanos

Aunque la historia documentada del vino en la región date de los siglos XII y XIII, sus inicios se remontan mucho tiempo atrás. La introducción de la viticultura en La Mancha vino de manos de los romanos, tras la conquista de Hispania. Sus precursores vieron en estas tierras el lugar idóneo para su cultivo, el cual sacaba un gran potencial organoléptico a sus frutos.

La viticultura llegó para quedarse en La Mancha, tardando pocos años en hacerse muy apreciados en todos los lugares. Además, impregnó todos y cada uno de los elementos que forman su contemporaneidad: su patrimonio, historia, cultura, gastronomía y tradiciones.

6. La D.O. La Mancha acoge 28 variedades

Airén, una de las variedades más predominantes en la DO La Mancha
Airén, la variedad blanca más cultivada en La Mancha

La Mancha es conocida, mayormente, por sus dos variedades reinas: la Tempranillo o Cencibel, en el caso de las tintas, y la Airén, en el caso de las blancas. Sin embargo, la Denominación de Origen La Mancha cuenta con un total de 28 variedades acogidas, que permiten la elaboración de un amplio abanico de tipos de vinos.

Entre ellas, 13 blancas y 15 tintas, se encuentran algunas más comunes como la Chardonnay, Macabeo, Verdejo, Cabernet Sauvignon y Syrah. También, otras menos conocidas, pero de igual adaptación al terruño manchego, como lo son la Gewürztraminer, Riesling, Mencía y Malbec. 

7. Gastronomía manchega de vendimia

Mostillo, postre típico de La Mancha
Mostillo, un postre típico de vendimia en La Mancha

Las últimas semanas de agosto dan paso a una de las épocas más cruciales e importantes para los manchegos y manchegas: la vendimia. La época de recoger los frutos del esfuerzo de todo un año, cuenta también con su propia gastronomía tradicional. Aunque también se consumen durante todo el año, platos como las migas de vendimia y las gachas manchegas, parece que hasta saben mejor en época de recolección de uva.

Ya sea para reponer fuerzas entre las intensas jornadas de trabajo, para aprovechar como ingredientes las propias uvas o simplemente para disfrutar de su gran sabor, los platos de vendimia se alzan como grandes protagonistas. Y también los postres. Por ejemplo el mostillo manchego o los propios bollos de mosto.

8. El origen de la expresión «que no te la den con queso» proviene de La Mancha

La expresión "que no te la den con queso" es de origen manchego

Seguro que en más de una ocasión habrás escuchado aquello de «que no te la den con queso», para advertirte de que no te engañen. Pues esta conocida expresión tiene su origen en La Mancha medieval, cuando esta comarca ya gozaba de gran fama por sus vinos de calidad.

Es por ello, que numerosos taberneros viajaban hasta estas tierras para adquirir toneles de vino. Con el objetivo de dar salida algunas partidas de vino picadas, la picaresca de algunos proveedores se materializaba en una técnica muy curiosa: ofrecer queso a los compradores más novatos, con el objetivo de que su sabor eclipsara los defectos del vino en mal estado. Y es que, cabe destacar, que el queso manchego en aceite que se elaboraba en aquella época destacaba por su fuerte sabor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here