¿Cuál es la copa ideal para cada tipo de vino?

0
359
Copa tipo 'catavinos' de La Mancha
Copa tipo 'catavinos' de La Mancha

Como todo en la vida, necesita su momento y su espacio. En esta ocasión, nos centraremos en el espacio; en el espacio perfecto para disfrutar al máximo de cada uno de los vinos que ofrece la Denominación de Origen La Mancha. De hecho, elegir el recipiente ideal, puede cambiar el perfil del vino de forma tajante.

Pero, antes de descubriros los modelos de copas que existen para cada vino, es necesario saber las partes que componen cada copa.

¿Cuáles son las partes de las copas de vino?

Anatomía de una copa de vino DO La Mancha

A parte de la parte más alta de la copa por la que bebemos, la boca, estas son las tres principales fracciones de una copa de vino:

  • Cáliz o balón. Es la parte que contiene el vino. De forma abombada,  es ideal para el desprendimiento aromático del vino.
  • Tallo o fuste. De forma fina y alargada, es la parte por donde debemos coger a la copa. Evita que, con nuestras manos, el vino se sobrecaliente.
  • Peana o pie. Sobre ella recae todo el peso de la copa y también es la parte por donde se sujeta la copa en la mesa; su punto de apoyo. La copa debe ser cogida siempre por el pie peana para evitar calentamiento del vino.

Cada copa con su vino

Como ponía de manifiesto al principio, es tan importante elegir un buen vino (con los de La Mancha siempre acertarás 😜), como su copa adecuada. Factores como el tamaño, la forma, el diámetro y el grosor del cristal serán esenciales para sacar el máximo partido a tu vino.

Cada copa con su vino ideal. De La Mancha, sin duda.

  • Catavinos. Esta copa es utilizada por expertos en catas más profesionalizadas. Por lo general, sus características principales residen en que la copa sea de cristal incoloro fino y con un cuerpo suficiente para poder mover el vino. La boca suele ser más estrecha para así concentrar los aromas en el interior del recipiente.
  • Borgoña. Es una copa que destaca por su forma abombada y, en muchas ocasiones, su boca suele estar más abierta para desprender mejor los aromas. En cuanto a la entrada del vino en boca , dirige mejor a la punta de la lengua. Estas características la hacen ideal para vinos de paso por madera.
  • Burdeos. Este tipo de copa cuenta con una boca más estrecha que la borgoña. Es ideal para vinos tintos jóvenes y con cuerpo que presentan una gran intensidad aromática y frutal. También es óptima para vinos envejecidos por su buena concentración de sus aromas terciarios (propios de la crianza).
  • Flauta o Champagne. Se trata de una copa que destaca por su estrechez, así como su forma alargada. Es la mejor opción para disfrutar de vinos espumosos, sobre todo,  jóvenes. Estas particularidades evitan una mayor pérdida del ácido carbónico inmerso en este tipo de vino. ​
  • Saurtenes. Es la copa por excelencia para los vinos blancos. Con dimensiones más reducidas que la burdeos y la borgoña, su forma permite una mejor identificación de las propiedades del vino, como la acidez, dulzura y equilibrio.

Ahora que ya sabes en qué copas debes beber tus vinos favoritos, es momento de elegir un buen candidato. Echa un ojo a la vinoteca online Vinos del Quijote. En ella encontrarás un verdadero paraíso de aromas y sabores que solo la Denominación de Origen La Mancha te puede ofrecer.

¡Salud y buen vino!

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here