7 vinos y maneras de complacer a tu pareja en San Valentín

0
290
Pareja con una copa de vino
Pareja con una copa de vino

Se acerca la fecha y, (serías ni el primero, ni el ultimo) te ha pillado desprevenido sin nada a tiempo para complacer a tu media naranja. Existen varias opciones de arrancar una sonrisa gratificada a ser persona especial en tu vida.

Lo más cómodo podría ser acudir a un regalo o detalle de última hora, encargando un ramo de flores o una socorrida caja de aquellos bombones que tanto le gustan. Tópicos aparte, puede salvarte de la decepción pero a buen seguro no le hará sentir especial ni diferente, sino más bien al contrario, ser un@ más de los que se complacen cada San Valentín.

Contenidos

Poner los cinco sentidos

Dicen que el vino puede subir la libido en dosis siempre moderadas, por ello, la experiencia sensorial puede ser mucho placentera además si acudimos a la armonía de la gastronomía.

Es más, si eres versado en los fogones, acudir a una velada romántica (sorpresa) te dotará de una gran originalidad en la propuesta.

Ahora bien, ¿qué vino elegir?

Lo primero de todo, no confundir tus preferencias con sus gustos. O dicho de otra manera, no por regalar un vino (Reserva, etc) de gran desembolso económico, te garantiza un acierto final en la propuesta.

Todo depende de su afición enófila y más aún, de las opciones de maridaje en la cocina.

Blanco joven

Un blanco joven a temperatura agradable es la opción idónea para romper el hielo, el estrés de la jornada y buscar esa copa de acercamiento. La variedad airén, variedad dominante en los blancos de La Mancha, es perfecta para paladares neófitos, que se inician. También marida muy bien sin remilgos con arroces, entrantes y ensaladas. Platos livianos como como los propios vinos.

Blanco DO La Mancha
Blanco DO La Mancha

Rosado

Coquetos y divertidos en sus versiones gasificadas (frizzantes), los rosados son sin embargo los grandes desconocidos en su demanda. Su consumo es estacional, y dotados de una curva mucho más rápida, son vinos que tienen el encanto frutal de la juventud con aromas frescos muy atractivos en la boca cuando tienen ese equilibrio de acidez. En La Mancha, ya sea monovarietales o en coupage con otras variedades, son excelentes compañeros de viaje de pastas, mariscos y arroces.

Rosado DO La Mancha
Rosado DO La Mancha

Blanco crianza

Poco conocidos aunque muy apreciados. Tienen un glamur añadido a su origen en los chardonnay de paso por madera (tipo Borgoña). Son vinos blancos de la variedad, efectivamente, chardonnay, que soportan con elegancia el paso por madera. Resultan carnosos, algo grasos en boca y con una gran estructura capaz de soportar el envitge a pescados mucho más calóricos o incluso carnes. En DO La Mancha han aparecido magníficos ejemplos en los últimos años, incluso con versiones de Airén con madera realmente sorprendentes.

Tinto Joven

Son las joyas de la corona, la auténtica vanguardia en calidad en La Mancha. Por su potencial frutal, color y estructura son hijos del terruño manchego. Duros al principio, en sus primeros meses de vida, pero una golosina de tanino dulce cuando son domados por la botella y el tiempo. El tinto joven tempranillo es el mejor compañero de viaje para asados, guisos, pates y quesos semicurados.

Tinto roble

Son vinos complejos de catar porque esconden tímidamente su rastro de madera sin alardear de su juventud frutal. Son vinos aptos para chateo y aperitivo sin desentonar en la mesa junto a una buena pierna de cordero. En La Mancha, siempre recomendaremos la variedad tempranillo, aunque también hay buenos ejemplos de tintos envejecidos en barrica con buen comportamiento para tintos syrah, merlot y cabernet Sauvignon.

Crianza o Reserva

A los que prefieren el vino con largo sueño de madera, los crianza (al menos 6 meses) o reserva (mínimo 12 meses de contacto con el roble) son una opción mayúscula. Son vinos que requieren tiempo de servicio. Siempre, mejor decantarlos o dejarlos tiempo reposar, como la buena conversación en la mesa, y todo fluirá para relajar los sentidos, disfrutar las miradas y dibujar besos de corcho y pan junto a tu pareja.

Acompañan, clásicamente las carnes aunque puede resultar una experiencia muy placentera de San Valentín en los postres con chocolate negro.

Espumoso o dulce

La opción es diferente según el plato. Los vinos espumosos son una opción cosquilleante y romántica si se saben elegir con tino. Los brut nature mejor al principio o durante la comida. La versión semiseco para los postres.

Un moscatel Do La Mancha junto al mazapán toledano
Un moscatel Do La Mancha junto al mazapán toledano

Si eres de los devotos del dulce, acompañar una pieza mazapán con un blanco naturalmente dulce, de la variedad moscatel te hará alcanzar el cénit en el parnaso de los “galgos”, como dirían en La Mancha…para los muy golosos en San Valentín.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí