Vinetur se deshace en halagos hacia la Ruta del vino de La Mancha

0
380
Vinetur, artículo Ruta del Vino de La Mancha

«Un mar de viñedos en la tierra del Quijote». Así es como la revista digital líder en el sector del vino del país, Vinetur, ha descrito a la Ruta del Vino de La Mancha. Un reportaje de la periodista especializada en posicionamiento de marcas y marketing, Isabel Blanco, en el que expone las bondades que hacen única a esta tierra de viñedos y molinos. Naturaleza, cultura y gastronomía sorprenden por sí solas y así lo cuenta su autora.

La Ruta del Vino de La Mancha, tras la huella de Cervantes

Vista a los molinos desde viñedos DO La Mancha

El legado internacional de Don Quijote, la obra cumbre de Miguel de Cervantes (1547-1616), se materializa en el corazón de La Mancha. Paisajes únicos que un día avivaron la imaginación de Cervantes para crear una de las obras más geniales y disparatadas de la literatura universal. Entre sus páginas, también existen numerosas referencias a la bebida por excelencia de La Mancha: el vino.

Es por ello, que la Ruta del Vino de La Mancha es una excelente propuesta para guiarte por los pasos del quijote, mientras la cultura del vino más manchega te envuelve. Esta ruta está formada por 6 municipios de la región: Alcázar de San Juan, Tomelloso, Campo de Criptana, Socuéllamos, El Toboso y Villarrobledo. Bodegas, restaurantes, alojamientos, operadores turísticos, enotecas y museos hacen de la Ruta del Vino de La Mancha una gran opción para disfrutar del ocio y turismo de calidad.

«Una ruta para disfrutar de la Naturaleza»

Tablas de Daimiel, uno de los grandes tesoros para descubrir en la Ruta del Vino de La Mancha
Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

El primero de los planes que propone la autora se centra en los paraísos naturales que La Mancha posee. Entre ellos, el complejo lagunar de Alcázar de San Juan, «en el que se puede disfrutar de la naturaleza y observar especies únicas»; también, la Laguna Salicor (a 10km de Campo de Criptana), como un «lugar interesante para el turismo ornitológico».

Siguiendo entretelas con la naturaleza la tercera opción viene de la mano de las bodegas, «para conocer todos sus entresijos y disfrutar de una cata de vinos maridada con productos regionales». Un plan que mejora aún más si añadimos una visita a los molinos de viento de Campo de Criptana en el que «disfrutar de la puesta de sol degustando un vino, por ejemplo, es imprescindible en esta escapada».

«Una ruta para explorar la cultura del vino»

Museo-Torre-del-Vino-de-Socuellamos
Museo Torre del Vino, Socuéllamos (Ciudad Real)

Es el segundo de los planes que sugiere Isabel Blanco se basa en la rica cultura del vino en La Mancha. Recomienda una visita a la Torre del Vino de Socuéllamos, porque «es un espacio para que tanto niños como mayores puedan profundizar en el mundo del vino». Una muestra la cultura del vino más arraigada de La Mancha.

Su exterior, mezcla de arquitectura moderna e innovación, impresiona por sí solo. En su interior, destacan las impresionantes vistas a la ‘gran llanura manchega’. También, una amplísima gama temática que comprende toda la historia del vino, así como los procesos de cultivo y vinificación. El arte de las catas, los maridajes y el servicio del vino, además de su Programación Anual de Experiencias y Actividades, completan la oferta de este singular edificio socuellamino.

Además, la autora añade la visita obligada a las icónicos Chozos o Bombos que abundan en estas tierras: «representan uno de los mejores ejemplos de la arquitectura popular en piedra seca». También recomienda una visita al Centro de Interpretación de la Alfarería Tinajera (Villarrobledo), al que nosotros añadimos recorrer cada rincón que ofrece el Centro de Interpretación del Vino, ubicado en la sede del CRDO La Mancha (Alcázar de San Juan).

«Una ruta gastronómica guiada por la obra de Miguel de Cervantes»

Migas de Vendimia con panceta y sardinas maridado con espumoso D.O. La Mancha
Migas de Vendimia con panceta y sardinas maridado con espumoso D.O. La Mancha

Finalmente, descubrir la obra cumbre de Miguel de Cervantes, El Quijote, mientras degustas las grandezas culinarias de sus tierras, es la tercera recomendación de la autora. «Los verdaderos apasionados de la literatura y los admiradores de don Quijote, sin duda, no se perderían una visita al Toboso, que es el pueblo más nombrado en la obra cervantina». Un viaje que debe acompañarse con la gastronomía típica manchega; platos que se mencionan constantemente en el libro, como migas, gachas y gazpachos.

También, productos típicos cuya calidad ha traspasado fronteras, como el azafrán y el queso manchego. Acompañándolos siempre con un buen vino de La Mancha, Isabel Blanco emplaza a todos a realizar «un viaje por los sabores de La Mancha de la mano del Quijote y Sancho Panza, para descubrir los secretos de la cocina manchega a lo largo de sus pueblos, se muestra muy apetecible».

*Lee el artículo completo aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here