El escaparate de La Mancha y su viñedo en La Vuelta

0
290

La Vuelta Ciclista a España recorre la llanura manchega en la quinta etapa que finaliza en Albacete

Si bien es cierto que fue una etapa fértil a las siestas estivales, de sobremesa y sofá, llana y sin más sobresaltos, para muchos de nosotros fue divertida e ilusionante. Sobre todo para los cientos de paisanos manchegos de aquellos municipios por donde la serpiente multicolor de La Vuelta puso el toque fugaz de alegría.

La jornada se vivió como una fiesta en localidades concretas de La Mancha conquense y albaceteña como El Provencio, La Roda, Belmonte o Las Pedroñeras.

Perfil de la Quinta etapa, imagen de lavuelta.es
Perfil de la Quinta etapa, imagen de lavuelta.es

El trazado se había diseñado para una llegada con final abierto y al final, los pronósticos se cumplieron con una volata de llegada al sprint en Albacete que se volvió a llevar al bolsillo el cicilista neerlandés, Jasper Philipsen, del Alpecin Fénix, escuadra que está saciando con creces su participación en las grandes vueltas con triunfo y espectáculo.

La fiesta en las cunetas y calles manchegas con La Vuelta

Sin embargo, más allá del triunfo final, la fiesta estuvo en las calles y las cunetas de aquellos pueblos manchegos donde La Vuelta sirvió de escaparate.

Aunque fugaz, la Vuelta ha sido un escaparate para rescatar del olvido a la España interior.

Volviendo a mostrar la vida e ilusión en muchos municipios donde cultivos como el cereal y sobre todo, la vid son una verdadera fuente de riqueza.

Vecinos de El Provencio esperan la llegada del pelotón de La Vuelta con un stand de Bodegas Campos Reales
Vecinos de El Provencio esperan la llegada del pelotón de La Vuelta con un stand de Bodegas Campos Reales

Por ejemplo, en El Provencio, una pequeña localidad de La Mancha conquense, que coincidiendo con las ferias de la localidad, su bodega Campos Reales, convirtió la cita en una fiesta para niños y mayores.

Mientras los más pequeños disfrutaban del espectáculo y despliegue que supone una carrera ciclista profesional del primer orden, como La Vuelta, sus padres degustaban un vino manchego entre aplausos y gestos de admiración hacia un deporte, que sigue contando con adeptos en España.

En La Roda, donde se ubica Bodegas La Remediadora, a poco más de 50 kms para meta, a unos 70 metros de altitud, se colocó el sprint intermedio donde muchos pudieron ver de cerca la fuerza de muchos ciclistas con el plato grande.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here